Plan de trabajo para combatir la soledad no deseada

La Estrategia municipal contra la soledad se plantea como un plan con un periodo de implantación, actualización y actividad de diez años. Será una hoja de ruta flexible que marcará las grandes líneas estratégicas y de acción para combatir la soledad en la ciudad, con la posibilidad de adaptarse a los cambios sociales y las nuevas realidades.

Además, incorporará una mirada de ciudad para que las entidades, la ciudadanía y el mundo académico también puedan hacerse responsables de la estrategia, con el objetivo de consolidar un pacto ciudadano contra la soledad en que se interpelen los aspectos de la vida de la ciudadanía y no solo los que afecten a la institución municipal.

Acciones previstas en el marco de la estrategia

  • Presencia en todos los equipamientos municipales, sobre todo, en los que dan servicio a las franjas de edad más vulnerables, como las personas mayores, pero también los adolescentes y jóvenes. Ya está en marcha un estudio que establecerá las bases para detectar y tratar la soledad en los casales y espacios municipales de personas mayores, y también se está preparando una guía dirigida a profesionales que trabajan con adolescentes y jóvenes.
  • Reuniones con los órganos consultivos y de participación municipales y con las principales entidades para seguir estableciendo colaboraciones y alianzas para combatir la soledad.
  • Subvención de proyectos: a partir del 2021 se subvencionarán los proyectos que incorporen la mirada de la soledad en niños, jóvenes y personas mayores.
  • Dimensión territorial: se atenderá a los diferentes perfiles y necesidades de cada uno de los distritos y, sobre todo, los barrios, porque son los principales espacios en que se generan los vínculos sociales.
  • Reflexión y fomento del debate público sobre la soledad: a través de encargos a expertos y expertas académicos e intelectuales del ámbito de las humanidades y las ciencias sociales.
  • Campaña de comunicación y sensibilización: para ayudar a desestigmatizar y sensibilizar sobre la soledad con el objetivo de combatir el mito de que la soledad solo la sufren las personas mayores.
  • Creación de una mesa de seguimiento y evaluación: se sumará al Consejo Asesor Científico contra la Soledad (CACS) con representantes de los ámbitos político, gerencial, científico, técnico, territorial y de entidades.