Plan de choque para reactivar el sector del taxi

El plan de choque contiene una decena de medidas para adaptar al colectivo a las nuevas formas de movilidad durante las diferentes fases del desconfinamiento y garantizar las medidas de higiene y seguridad en los desplazamientos.

Una de las principales acciones del plan es la creación de una aplicación móvil pública para toda la flota de taxis del área metropolitana para que los profesionales reciban peticiones de desplazamientos y puedan contactar con las personas usuarias por vía telemática. Actualmente, solo la mitad de los taxistas disponen de aplicaciones o radioemisora para poder contactar con ellos. También dispondrán de medios telemáticos de atención a los taxistas y una ventanilla electrónica para los trámites de los profesionales.

Otra de las medidas es la aplicación de protocolos de higiene y desinfección de los vehículos y de los sistemas de protección, como la obligatoriedad de llevar mascarillas para garantizar la seguridad de los taxistas y de las personas usuarias durante los desplazamientos.

Para adecuar la oferta de taxis a las necesidades de las personas usuarias, se elaborará un estudio sobre las nuevas formas de movilidad que surgirán a partir de ahora en las ciudades metropolitanas, para adaptar la red de paradas de taxi a los puntos principales de demanda.

El plan de choque prevé, además, otras medidas para facilitar la modernización de la flota y la aplicación de una moratoria de un año para los vehículos que se tengan que renovar porque cumplen diez años.