“La Ley catalana del derecho en la vivienda sigue siendo una referencia”

Vivienda. La jurista Dolors Clavell, una de las personas que participaron en el proceso de elaboración de esta norma, explica su importancia y sus claves principales.

La abogada Dolors Clavell es especialista en derecho administrativo y participó como diputada del Parlament de Catalunya por ICV-EUiA en la elaboración de la Ley 18/2007 del derecho a la vivienda (LDH). Esta norma, aprobada ahora hace diez años, es considerada como un hito en la política catalana porque reguló por primera vez este ámbito en Cataluña.

Uno de los aspectos más reconocidos de la LDH es que introdujo un nuevo enfoque en el marco legal al regular la vivienda como un derecho esencial de la ciudadanía. Y lo hizo empezando por el propio nombre de la norma: “tuvimos muy claro que se tenía que llamar Ley del derecho a la vivienda porque queríamos que en el título ya quedara reflejada nuestra perspectiva”, explica.

Hasta entonces, según Clavell, las normas relacionadas con la vivienda siempre se habían hecho siguiendo las necesidades del sector inmobiliario.

 

Una visión integral

“Aquí no se habían desarrollado políticas de vivienda en los años ochenta, que es cuando hubiera tocado, probablemente,” dice la jurista. La LDH se elaboró, por tanto, como respuesta a este “déficit histórico” de Cataluña.

¿Cuáles son los aspectos más relevantes de la ley? Clavell menciona, en primer lugar, la voluntad del texto de establecer un marco general: “Es una ley integral que quiere abordar todas las materias relacionadas con la vivienda”.

“Esta idea de actuación integral no se había producido hasta el momento”, añade. Es por eso que la ley catalana fue innovadora en el momento de su aprobación, pero todavía ahora “sigue siendo una referencia para otros territorios del estado español”.

 

Intervención pública

Un enfoque que Clavell califica como “innovador” es que la LDH “considera la vivienda un servicio económico de interés general” y, por lo tanto, “exige una intervención públicaen la materia y lo establece a nivel de ley”. También hace referencia al impulso de un parque de vivienda protegida o el establecimiento de los derechos que tienen las personas que adquieren o utilizan una vivienda.

La ley regula asimismo diversas “anomalías” como las viviendas desocupadas injustificadamente, la “sobreocupación” de las viviendas o los requisitos para considerar un alojamiento como “infravivienda”.

 

La necesidad de un parque de vivienda pública

Clavell considera que las situaciones de emergencia habitacional están centrando gran parte del debate, pero se tendría que mirar más allá: “somos muy prisioneros de la emergencia y lo entiendo, porque es una necesidad real, pero eso va un poco en detrimento de la mirada más estructural”.

La abogada defiende que una de las actuaciones más importantes que se pueden llevar a cabo en el ámbito de la vivienda es el impulso del crecimiento del parque público de viviendas asequibles. “Si no hacemos eso, si no conseguimos que haya un parque a un precio limitado, todo lo que iremos haciendo serán parches de emergencia,” concluye.

 

Texto y foto: Prensa Ayuntamiento de Barcelona

Comentarios de Facebook

Los comentarios están cerrados.