Instaladas 36 cámaras que controlarán la zona de bajas emisiones

El sistema de cámaras, conjuntamente con la actuación puntual de la Guardia Urbana, permitirá controlar que los vehículos que circulan por la zona de bajas emisiones (ZBE) cumplen la normativa. Se verificarán las matrículas de todo tipo de vehículos, incluidos los de matrícula extranjera, que pasen por los puestos de control y se descartarán los que no son sancionables porque tienen la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) y los que disponen de autorizaciones o exenciones. La base de datos almacenará solo las matrículas de los vehículos que incumplen la normativa.

Todas las cámaras estarán señalizadas. Están equipadas con la última tecnología y tienen capacidad para controlar varios carriles de circulación, luz infrarroja para garantizar la visibilidad, también en horario nocturno, y autonomía en caso de corte eléctrico. Además, podrán registrar información estadística anónima sobre el parque de vehículos que entran a la ciudad y recoger información sobre la movilidad para gestionar mejor el tráfico.

Se trabaja para que en el futuro se unifiquen los sistemas de cámaras para que todas puedan desarrollar distintas funciones al mismo tiempo.