Festa por Antonio López en Barcelona

En un ambiente festivo, con la animación de Comediants y espectáculos musicales y de circo, el domingo 4 de marzo se retirará la escultura de Antonio López, primer marqués de Comillas, comerciante y esclavista del siglo XIX, de la plaza que lleva su nombre. El acto servirá también para inaugurar dos atriles informativos para que la ciudadanía conozca la historia de la plaza y también la del personaje.

La retirada de este monumento en homenaje al negociante y esclavista de principios del siglo XIX que se enriqueció con el tráfico ilegal de personas desde las costas africanas hacia Cuba era una vieja reivindicación de entidades y movimientos ciudadanos. Además, se ha abierto un proceso ciudadano para renombrar la plaza.

En el marco de la fiesta, también se inaugurarán dos atriles informativos, uno sobre la historia de la plaza y otro sobre las Bullangues de Barcelona, las revueltas populares que fueron decisivas a la hora de acabar con el absolutismo en el siglo XIX.

La acción forma parte del proceso de pacificación de la Via Laietana, con un conjunto de actuaciones urbanísticas que pretenden mejorar la comunicación entre el Gòtic y los barrios del casco antiguo.

¿Quién era Antonio López?

Antonio López y López, nacido en la localidad cántabra de Comillas en el año 1817, fue uno de los numerosos hombres de negocios que se marcharon a las Américas, primero a México y después a Cuba, para hacer negocios. Allí participó en el tráfico de esclavos desde las costas africanas hacia Cuba, una actividad que era ilegal desde 1820 y que le generó una gran riqueza.

Cuando López volvió a la península se instaló con su familia en Barcelona, desde donde impulsó la empresa naviera Compañía Trasatlántica, y contribuyó a la fundación del Banco Hispano-Colonial, entre otras iniciativas empresariales, además de tener un papel activo en el mantenimiento del trabajo esclavo y en el freno a las reformas sociales en las colonias españolas como Cuba o Puerto Rico.

Esta contribución le valió los títulos de marqués de Comillas en 1878 y el de grande de España en 1881, otorgados por Alfonso XII. En 1884, un año y medio después de su muerte, se erigió la estatua en homenaje a su figura. Esta estatua suscitó polémica desde el primer momento y fue derribada en 1936, al principio de la guerra, y reconstruida en 1944, con la colaboración del escultor Frederic Marès.

Por otro lado, las Bullangues fueron revueltas de la clases populares de las ciudades que, entre 1835 y 1843, exigieron reformas democráticas y de participación política y que protagonizaron actos de protesta por el malestar social y la marginación política que sufrían, en especial contra aquellos a quienes consideraban responsables de la desigualdad y la pobreza.

Comentarios de Facebook

Publica un comentario