Balance de la accidentalidad en Barcelona en el 2019

La cifra de accidentes de tráfico con personas heridas leves o graves o con víctimas mortales en el 2019 en Barcelona es muy similar a la del año anterior: el año pasado se produjeron 9.251 accidentes, es decir, en torno a 25 al día, y en el 2018, 9.180.

En el año 2019, 22 personas murieron en accidentes de tráfico, una más que en el 2018, y hubo 202 personas heridas graves, un 15,35 % menos que en el año anterior (224), y dos tercios menos que en el 2004 (596). El 91 % de los heridos graves en accidentes de tráfico pertenecen a los colectivos más vulnerables en la vía pública: motoristas, peatones, ciclistas y personas que conducen vehículos de movilidad personal de motor, como los patinetes eléctricos.

El año pasado, el 52 % del total de 18.975 vehículos implicados en accidentes de tráfico fueron turismos, furgonetas y taxis, y los accidentes con vehículos de movilidad personal de motor implicados se multiplicaron por cuatro, de 129 a 490.

Las principales causas de los accidentes de tráfico son las siguientes:

  • Con respecto a la conducción: falta de atención, no respetar las distancias de seguridad o conducir con una velocidad inadecuada.
  • Con respecto a los peatones: desobedecer las indicaciones de los semáforos, cruzar la calzada por fuera del paso de peatones y transitar por la calzada.

El Ayuntamiento de Barcelona impulsa diferentes medidas de seguridad vial y movilidad segura que priorizan la protección de los colectivos más vulnerables en la vía pública para reducir el riesgo de accidentes en la ciudad.

Plan local de seguridad vial 2019-2022

El Plan local de seguridad vial 2019-2022 es el principal instrumento del Ayuntamiento de Barcelona para mejorar la seguridad vial, reducir la accidentalidad y planificar la movilidad en la ciudad, junto con el Plan de movilidad urbana.

Es una iniciativa con 95 medidas y 124 acciones específicas con un objetivo concreto: que en el 2022 el número de víctimas mortales en accidentes tráfico se haya reducido en un 20 % y el de heridos graves haya disminuido en un 16 %. Se trabajará de manera prioritaria para resolver los problemas y los casos más frecuentes en los accidentes de tráfico.

El nuevo plan se adapta a las nuevas formas de movilidad —patinetes eléctricos, motos multiusuario, bicicletas— con medidas concretas para reducir la accidentalidad de motoristas, ciclistas y peatones, los colectivos más vulnerables, y también para fomentar la prevención y la sensibilización de la ciudadanía.

“Ciudad 30”

Barcelona asume el reto de transformarse en una ciudad 30, una metrópoli en la que la velocidad máxima de circulación sea de 30 km/h. Se trata de una medida necesaria para mejorar la seguridad de los peatones y reducir la accidentalidad y la gravedad de las lesiones. Reducir la velocidad máxima de 50 km/h a 30 km/h permitirá reducir la tasa de mortalidad en atropellos de un 45 % a un 5 %.

Durante los próximos dos años se añadirán 212 kilómetros de vías de circulación con límite 30, un 75 % del total de la red de circulación, con el objetivo de que Barcelona acabe estableciendo los 30 km/h como velocidad general en toda la ciudad.

Formación en seguridad vial a personas mayores, escuelas y empresas

La Guardia Urbana ofrece sesiones formativas a diferentes colectivos para reforzar la prevención de accidentes de tráfico y la seguridad vial. Durante el 2019 se han realizado talleres para personas mayores, uno de los colectivos más vulnerables en la vía pública; para empresas, con el objetivo de reducir los accidentes in itinere, y para escuelas e institutos, donde de manera didáctica y práctica se fomenta la movilidad segura de los niños y adolescentes.

“Protegemos las escuelas”

“Protegemos las escuelas” es una iniciativa que quiere mejorar la calidad ambiental y la seguridad de los niños y niñas y crear espacios de estancia más amables en doscientos centros educativos hasta el 2023. Se priorizan las escuelas de las zonas con más contaminación y las más vulnerables en cuanto a la seguridad vial. La Guardia Urbana realizará sesiones formativas con madres y padres de los alumnos para que, de manera voluntaria, participen en la seguridad en las entradas y salidas de los centros.