Balance de actuaciones de la Guardia Urbana el primer fin de semana de nuevas restricciones por la COVID-19

Desde el inicio de la gestión de la emergencia sanitaria la Guardia Urbana ha adaptado su servicio para hacer cumplir las medidas adoptadas para las autoridades competentes. En esta línea, y desde el 15 de octubre, el cuerpo de policía barcelonés ha trabajado para hacer cumplir las nuevas medidas que se han adoptado para hacer frente a la pandemia. La Guardia Urbana ha seguido priorizando la vigilancia y el control de los espacios públicos, ha reforzado el servicio en horario nocturno, ha establecido un dispositivo específico para el control de fiestas ilegales y el consumo compartido de bebidas alcohólicas y monitoriza las redes sociales para detectar fiestas ilegales.

En este sentido, el cuerpo de policía barcelonés ha recibido durante el fin de semana del 16 al 18 de octubre un total de 226 llamadas por molestias en el espacio público, el 12,8 % de las cuales relacionadas con el incumplimiento de las medidas sanitarias, y 241 llamadas relacionadas con locales y restaurantes, el 58 % de las cuales con requerimientos por dudas sobre la normativa de salud. Aunque este fin de semana la labor de la Guardia Urbana con respecto a las nuevas medidas de salud que afectan al funcionamiento de bares y restaurantes se ha centrado en la advertencia y la pedagogía, se han denunciado cinco establecimientos.

La Guardia Urbana también ha interpuesto un total de 647 denuncias por consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público este fin de semana. Un total 6.911 personas han sido advertidas porque no llevaban la mascarilla o porque hacían un mal uso de ella y 336 personas han sido denunciadas por este motivo. La Guardia Urbana también ha interpuesto 281 y 325 denuncias respectivamente en casos en que no se mantenía la distancia de seguridad y en encuentros de más de seis personas.

Datos a partir de septiembre

En cuanto a la actividad del cuerpo de policía barcelonés para hacer cumplir las medidas sanitarias desde el 1 de septiembre y hasta el 18 de octubre, se han desalojado un total de 28.822 personas que incumplían las restricciones sanitarias impuestas por la crisis sanitaria de la COVID-19 y se han interpuesto 3.772 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública.

Con respecto al uso de la mascarilla, la Guardia Urbana ha realizado un total de 41.995 avisos relacionados con el cumplimiento de la normativa desplegada para regular su uso en el espacio público y se han interpuesto 1.512 denuncias.