Accidentalidad del pasado año en Barcelona

En el año 2017 hubo 9.430 accidentes de tráfico con 12 víctimas mortales, 5 peatones y 7 motoristas, y 241 personas heridas graves. El 89 % de los 19.784 vehículos implicados en los accidentes fueron coches, furgonetas, motos o ciclomotores. Una ciudad más pacificada que se mueve en transporte público o a pie reduce el riesgo de accidentalidad y avanza hacia el único objetivo tolerable: ninguna víctima.

Las cifras de accidentalidad del 2017 se mantienen relativamente estables con 9.430 accidentes de tráfico investigados por la Guardia Urbana en la ciudad, poco más del 1 % de aumento respecto al año anterior, según indica el Balance de accidentalidad 2017.

Con respecto a las víctimas, el número de personas muertas se ha reducido de 28 a 12 (5 peatones y 7 motoristas), la cifra más baja desde 1990, mientras que el número de personas heridas graves ha aumentado de 194 a 241 (144 conductores, 67 peatones y 30 pasajeros), un 24 % más que en el 2016.

De los vehículos implicados en los accidentes, el 52 % han sido coches o furgonetas, el 37 % motos o ciclomotores y el 4 % bicicletas. Transporte público, desplazamientos a pie y otros medios de transporte, a pesar de representar el 71 % de la movilidad, se han visto implicados en un 6 % de los accidentes.

“Mucha movilidad en vehículo privado motorizado y a una velocidad elevada producen, además de contaminación, una accidentalidad elevada. Necesitamos una ciudad pacificada que se mueva más en transporte público, a pie o en bicicleta para avanzar hacia el único objetivo tolerable: cero víctimas“, ha remarcado a la concejala de movilidad, Mercedes Vidal.

El 65 % de los accidentes se concentran en los distritos de L’Eixample, Sant Martí, Sants-Montjuïc y Sarrià – Sant Gervasi. Durante el 2018 se trabajará en 71 zonas de concentración de accidentes para aplicar medidas que permitan reducir el riesgo.

Distracciones e imprudencias

En el año 2017 aumentaron ligeramente el número de accidentes relacionados con la falta de atención y el consumo de alcohol, que se mantienen como principales causas de accidentalidad.

Con respecto a las principales causas de accidentes provocados por conductores de vehículos, lo más habitual ha sido, además de la falta de atención, no respetar los semáforos o los pasos de peatones y cometer giros indebidos.

En cuanto a los peatones, las principales causas han sido cruzar en rojo o por fuera de los pasos de peatones.

Entre las causas indirectas, las que ayudan a que se materialice el accidente, destacan una calzada en mal estado o el exceso de velocidad, causas bastante menos frecuentes que la principal, que es la alcoholemia.

Una ciudad pacificada, menos riesgo de accidentes

Los ejes de trabajo para avanzar hacia una ciudad sin ninguna víctima en accidentes de tráfico piden fomentar el uso del transporte público, un diseño urbano más seguro y más sensibilización ciudadana.

Entre otras medidas, destaca el incremento de calles y espacios públicos con prioridad para los peatones, donde se reduce la velocidad de circulación de los vehículos motorizados, el despliegue de la nueva red de bus y de la red ciclista, inversiones en el metro y la mejora de los pasos de peatones, la señalización y los semáforos.

Además, también se realizan campañas y sesiones formativas sobre educación vial para las personas mayores, las empresas o las escuelas.

 

Texto y foto: Prensa Ayuntamiento de Barcelona


Comentarios de Facebook

Publica un comentario